Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
LA NOCHE Y EL DIA EN LOS VERSOS DE ALBERTO ORTE LLEDÓ
 

Dña. Pilar Paz Pasamar
Académica de Número y Bibliotecaria

Si el mérito de un poeta estuviese supeditado a la cantidad de obra escrita, la del autor  del que ahora trato adolecería de una virtud que es absolutamente innecesaria para su calificación. Dije de él en el libro de D. Manuel Bustos, actual  Vicedirector Primero de la Real Academia Hispano Americana, publicado con motivo del Centenario de ésta, en el capítulo titulado: ”Academicismo y  creatividad”, lo siguiente:...” Y Alberto Orte Lledó, autor de versos delicados, en voz baja de clausura familiar, científico y poeta pues se ha dedicado a mirar el universo desde el observatorio de la Marina de la Isla de León, y las estrellas de un universo  literario, íntimo. Es segundo miembro de la Unión Astronáutica Internacional y querido compañero de Academia.” (Citaba en consideración de reconocer su dualidad, como indica el título del comentario, como creador y académico y junto a otros nombres de nuestra Corporación.) Qué lejos estábamos de esperar el desenlace y la pérdida, tan cercana, que en esta primavera de 2011 nos ha reunido en sus exequias. Su memoria, no obstante, y la de sus continuas muestras de delicadeza y amistad, serán imperecederas y modélicas como suele ocurrir con seres de tan gran categoría humana y profesional. Como breve homenaje a su memoria quisiera ofrecer estos dos poemas  como botón de muestra de lo que para él significó lo opuesto, la cara y la cruz de una misma moneda poética:

LA NOCHE MÁS OSCURA

Ya no quedan mañanas.

Procesiones de nimbos emplomados
Recorren mis ventanas:
Sólo cielos velados,
Preludio de chubascos y tornados.

Sin luz de mediodía,
los claros con las tintas alternando
en cielos de anarquía,
avarientos mostrando
sólo un jirón de sol de cuando en cuando.

La breve atardecida,
Reclama ya su puesto en la espesura,
y vierte decidida
su iris, en la oscura
ausencia de color, vacua negrura.

Las lunas del solsticio
han dispuesto su albedo, en el nocturno
telón sin intersticio,
extinguiendo por turno
nebulosas, estrellas y Saturno.
………………………………………

Ya todo está apagado:
Ahora busco a tientas la salida,
Sin saber de qué lado
La esperanza escondida
mostrará su pavesa adormecida.

 

Este fragmento- según revelan los puntos suspensivos- de poema, también hace patente el dominio del autor de los metros clásicos, por supuesto el de San Juan de la Cruz, y de un léxico específico de astrólogo en el uso de palabras hermosas, sacudidas de su antigüedad con maestría. (Fue editado el poema, junto con otros- el mío, cosa curiosa y también “al clásico modo” de las letras, con unas décimas inspiradas  el Cántico Espiritual, pero dedicado a Fray Luis de León .En éste ir de la mano, y declararlo sin presunción ninguna y como hecho coincidente con el poeta y otros autores andaluces, hay que reconocer que está mucho mas lejos  el recuerdo de aquella fiesta que el de sus visitas a la R.A.H.A., las últimas). Se compuso este ejemplar de revista , añado, gracias a la gestión de la Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes de San  Fernando y como consecuencia del Acto Poético dedicado a San Juan de la Cruz y Fray Luis de León en la Conmemoración del IV Centenario.(Curso 1990-91).
                                          
Es sin embargo el andalucismo puro, neto, con sus justas dosis de ironía, de sabiduría, que podrían haberle dado el puesto, si se hubiera decidido por el poeta, figurar  en el listado  de los andaluces mas reconocidos en cuanto a poesía popular de nuestra tierra. Por el contrario, Alberto Orte Lledó, escogió un público reducido, relacionado como estaba con ámbitos astrales, una parcela de lectores buenos y bien avenidos. Como muestra, su Adivinanza: sentencioso juego cantado con maestría y originalidad alrededor del  vocablo que el lector tiene la obligación de adivinar:      

Del libro: RETROSPECTIVA Y OTROS POEMAS.
                                        
ADIVINANZA

Lo mido en el pensamiento,
con la vida lo comparo
y a mi palpitar lo prendo.

Siendo mucho el que malgasto,
bien poco es el que aprovecho
y aunque no quiero mirarlo
frente a mi espejo lo encuentro.

Con el amigo comparto
y muy a gusto lo pierdo
y por si acaso hay que usarlo
en la muñeca lo llevo.
(Si aún no lo has adivinado
te doy algo más de…eso)                                                  

 



ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design