Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
LAS INDIAS / EL NUEVO MUNDO / AMÉRICA ENTRE EL SACRO IMPERIO Y EL IMPERIO ESPAÑOL EN LOS SIGLOS XV Y XVI
 

Dr. Horst Pietschmann
Discurso de ingreso como Académico Correspondiente en Colonia

El descubrimiento de América por Cristóbal Colón fué, sin lugar a dudas, un hecho de trascendencia global. Lo demuestra el hecho que escasos 30 años después el portugués Magallanes al servicio de la Corona de Castilla inició la vuelta a nuestro globo, hazaña terminada por Sebastián Elcano tras la muerte de éste. Al regreso de Elcano ya estaban en uso los 3 nombres de lo descubierto por Colón que se enumeran, parcialmente abreviadas, en el título de esta conferencia. Es bien sabido el orígen diferente de estos nombres, tanto por su trasfondo geográfico, como por los individuos que dieron orígen a cada uno de ellos. Si bien en ámbitos de la vida cultural y política los 3 nombres siguen utilizándose posteriormente en contextos diversos, como es bien documentado a través de una amplia bibliografía, no es así, o en todo caso mucho menos, en cuanto  al contexto y trasfondo de sus orígenes. El propósito de esta conferencia  consiste en revisar el contexto de su orígen y trascendencia a través de la historiografía y de la historia misma.

1.- La tradición historiográfica sobre el período de los descubrimientos
 
Antes de resumir de forma conjunta y analítica la historiografía del período de los descubrimientos es preciso rendir el tributo debido al pionero en los estudios de la participación alemana en aquel proceso. Me refiero a Enrique Otto que durante un largo período rastreó las huellas sueltas no solamente de alemanes, sino de muchas personas, tanto españoes como extranjeros en los descubrimientos en el Archivo General de Indias y el Archivo de Protocolos de Sevilla, desempolvando muchas fuentes aisladas, cartas sobre todo, y las trató de contextualizarlas. Llegando a ocupar una cátedra en Berlín ya a una edad bastante madura continuó elaborando estos materiales. Más los años turbulentos de los 1968 y adelante no le dejaron tiempo para continuar sus investigaciones en archivos alemanes. De esta manera nunca logró presentar una visión más amplia desde la perspectiva del Sacro Imperio, quedando sus trabajos al respecto siempre reducidos a un cantidad de ejemplos sueltos que probaron esta participación. Con todo su obra sobre comerciantes se reunió en tres libros, dos en español y  otro en alemán, dejando constancia de esta labor paciente que a nosotros dió motivo e oportunidad de tratar de resumir  y – quizás – avanzar algo en los conocimientos sobre esta problemática.

En España se marca tradicionalmente el corte cronológico entre la época medieval y moderna con el reinado de los Reyes Católicos. Con particular relevancia suelen destacarse los años 1479 y siguientes, por la paz de Alcáçovas con Portugal,  por la conquista de Granada, la expulsión de los judíos, y la publicación de la gramática  de Nebrija, primera gramática de un idioma popular europeo, el castellano, el descubrimiento de Colón, con el tratado de Tordesillas subsiguiente y el comienzo de la colonización transatlántica, y pocos años después por del matrimonio doble Trastámara – Habsburgo que tras una serie de incidentes dinásticos imprevistos e imprevisibles, llevó a la casa de Habsburgo a heredar a los reinos hispánicos.

 En Alemania este corte cronológico se sitúa en el período  desde la caída de Bisancio y el consiguiente aumento de la presión turca en el sureste, la invención de la imprenta, el movimiento abortado por la reforma administrativa del imperio y el comienzo de la reforma protestante con la aparición en público de Lutéro, ciclo que se cierra con la llamada „guerra de campesinos“ de 1525/6.

En suma, son eventos que se pueden calibrar más o menos como „nacionales“ con los cuales se funda el corte cronológico entre dos „edades“ de gran trascendencia en cada caso. En ambos países se mencionan en este contexto también eventos de gran significado transnacional. Estos son en España, como es generalmente sabido, la conquista de la Granada musulmana, el proceso dinástico que  dió orígen tanto a lo que más tarde resulta ser España como también integró a los reinos ibéricos en una monarquía compuesta de dimensión europea que se autodenominó monarquía católica a raíz de lo que sucedió paralelamente en Alemania y el descubrimiento de Colón que prepara el proceso globalizador. En Alemania estos acontecimientos son el avance turco hasta la ciudad de Viena, la invención de la imprenta y su rápida difusión a través de Europa con la consiguiente revolución de la comunicación y de la vida cultural y precisamente la reforma luterana con el proceso consiguiente de la lenta decadencia de los dos poderes universales de la Edad Media: o sea del papado y del Sacro Imperio Romano. A estos sucesos se ha atribuido una importancia variada por las respectivas historiografías a través del tiempo. Así, por ejemplo, en España se ha pasado de la hispanización de Carlos V a toda una teoría de la Hispanidad. En Alemania, en cambio, en el siglo XIX Leopold von Ranke, historiador marcado por la Prusia protestante y calvinista y con tendencias imperiales, se ocupó en un mismo tomo de su obra multifacetica  de la monarquía española y del Imperio turco, dejando margen para preguntarse hasta dónde factores religiosos o políticos o ambos a la vez le llevaron a escribir esta historia paralela. En el primer tercio del siglo XX un militar jubilado alemán, Georg Friederici, se convirtió en el historiador quien con los métodos de la historiografía de entonces empezó a escribir con sentido muy crítico la historia de la colonización española en América, continuando una línea que con altos y bajos se observa desde las guerras de religión del siglo XVI. Por otra parte Austria, la parte católica heredera del Sacro Imperio no solamente reclamaba en muchos períodos de su historia esta herencia española de su dinastía habsburga para fundar su propia identidad, tal como se observaba en Otto von Habsburg difunto hace pocos años, tras muchos años de destierro finalmente regresado al lugar en dónde descansan para siempre los predecesores de esta línea segundona habsburga. Aparte de que esta historia complicada y entretejida entre la Península y el Sacro Imperio al comienzo de la Edad Moderna sigue teniendo repercusiones hasta la actualidad. En estos días lo demuestran p. e. los festejos en torno a Federico II de Prusia que motivaron que Berlín se ocupa de la opéra Moctezuma, para la cual el rey escribió el libretto, convirtiendo al emperador azteca en el héroe central y a Cortés en un militar brutal y de pocos alcanzes intelectuales.

En todo caso en ambos países este corte cronológico impactó de forma importante en la investigación histórica desde el siglo XIX cuando la historia se introdujo como materia universitaria ya no para la educación de príncipes sino para la formación de las élites de una nación. El desarrollo de una historiografía universitaria, junto con el aumento de los alumnos que la estudiaban contribuyó al establecimiento de una línea divisoria que hasta llegó a definir las cátedras de historia y consecutivamente también sus áreas de enseñanza e investigación. Con el crecimiento del campo esta división de épocas asignadas a cátedras distintas se estableció  una línea divisoria bastante radical entre Edad Media y Edad Moderna a tal punto que el intercambio entre medievalistas y modernistas se convirtió en excepción ocasional.

Hasta la fecha sólo eventualmente este fenómeno se critica con propuestas de superación de esta línea divisoria e incluso se proponen cambios entre fijar la línea ivisoria entre ambos áreas. Así por ejemplo algunos historiadores de la escuela francesa de Fernand Braudel, y  con respecto a América especialmente Pierre Chaunu, proponen tales cambios. En las línea del ya caso olvidado precursor Pérez Embid Chaunu en su síntesis publicada en la serie Nouvelle Clío a fines de los 1960’s situa los antecedentes de la expansión atlántica a fines del siglo XIII, poco después del gran avance reconquistador de la primera mitad de este siglo. Junto a los viajes de los hermanos Vivaldi y el redescubrimiento de las Islas Canarias por Lancellotto Malocello Chaunu valora muy particularmente los desarrollos técnico-científicos y los cambios en la economía mediterránea para fundar sus conceptos generales. Continuúa su obra con un segundo volúmen sobre la „explotación“ de las expansiones, entroncando así con los discursos coétaneos sobre el colonialismo y desarrollo y subdesarrollo. La historiografía en torno al V Centenario del viaje de Colón por un lado contribuyó a una primera colección sistemática de las fuentes relacionadas con el descubrimiento colombino, organizado por la Real Academia de la Historia, mientras por el lado de la investigación se profundizó en la vertiente italiana del hecho colombino y en desempolvar documentos trascentales aun desconocidos como las acusaciones que le hizo a Colón el juez pesquisidor Bobadilla. Paralelamente se desarrolló un gran debate desencadenado por la historiografía mexicana sobre el papel histórico de los indígenas americanos y el concepto propuesto „Encuentro de Culturas“ en sustitución de los términos precedentes de  „descubrimiento y expansión“. Historiadores italianos ocupados de la presencia aragonesa – española en el sur de Italia, como por ejemplo Giuseppe Galasso, en cambio, proponen 1400 como corte entre las dos épocas Medieval y Moderna con referencia al humanismo, ya que por entonces se encuentran autores que se autodenominan como „modernos“ frente a los „medievales“, marcando y definiendo así la línea divisoria.

 Junto con el problema cronológico el hecho que la historia de los descubrimientos geográficos se cultivó durante mucho tiempo por la geografía y muy poco, si acaso, por la historia contribuyó a que la historia de la expansión atlántica empezó a estudiarse más a fondo sólo después de la segunda guerra mundial de forma más amplia e intensa por la historiografía. En los países del centro de Europa la historia de Iberoamérica postindependiente en general se cultivaba por la geografía hasta el comienzo de los 1950’s. Definiciones predominantemente considerados nacionales y el corte cronológico entre Edad Media y Edad Moderna contribuyó al hecho que un tema de trascendencia histórica  como la expansión europea, que en la actualidad se discute como antecedente de la globalización, quedó así encerrado durante mucho tiempo en los límites estrechos nacionales o, como en el caso de Alemania, fué marginado en la historiografía hasta tiempos muy recientes. Aparte de la geografía se ocupó del fenómeno el campo de la literatura hispánica. Desde luego centenarios importantes como el Cuarto  y el Quinto Centenario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón atraían siempre un interés pasajero tanto en la figura del descubridor o en la trascendencia histórica de su hazaña. En Alemania recién a mediados de los 1950’s se creó la primera cátedra universitaria del campo y recién en 2011 el primer estado federal alemán, Baja Sajonia, al reorganizar el examen final de los estudios de segunda enseñanza, introjujo en el campo de la enseñanza de la historia el elemento obligatorio „colonialismo español“, tema que anteriormente, si acaso, fué optativo en la enseñanza del español.  Cabe mencionar en la línea del análisis geográfico tradicional de esta temática todavía a finales de los años 1990’s el antropólogo norteamericano Jared Diamond con su libro „Guns Germs, and Steel. The Fate of Human Societies“ intentó de introducir una visión de historia universal basada en explicar el desarrollo humano a lo largo de zonas climáticas y de las latitudes geográficas que facilitaban la transferencia y adaptación de logros culturales. Esta obra no solamente fué traducido hasta 2005 al alemán sino experimentó 6 ediciones hasta entonces, un éxito editorial que ningún libro sobre el conjunto de temas que nos interesan aquí jamás se ha logrado.

También en términos históricos propiamente se produjeron cambios importantes referentes a nuestro tema. Retomando la línea de las grandes exposiciones de obras de arte del período de los descubrimientos que se habían promovido en España por medio de la entonces Sociedad Estatal del Quinto Centenario y realizados en la EXPO 92 en Sevilla sobre todo. Uno de los grandes logros de aquellas iniciativas de política cultural fué precisamente la reciclar a la investigación histórica los tesoros del arte existentes en las colecciones de museos y bibliotecas a nivel internacional y promover una ampliación de la investigación histórica a la historia cultural. Tan sólo persiguiendo la gran serie de exposiciones que siguieron con los centenarios de Felipe II y Carlos permiten rastrear este cambio.

De estas iniciativas surgió en los años siguientes una serie de estudios con un enfoque más bien cultural en torno a los procesos de expansión.  En 1997 Silvio Bedini, curador de la Smithonian Institution en EEUU, publicó un libro con el título algo sorprendente que reza „The Pope’s Elephant. An Elephant’s journey from deep in India to the Heart of Rome“. El libro se centra en un elefante que el rey de Portugal Manuel II envió como regalo al papa medici León X para facilitar una resolución favorable de la curia en un asunto político interno de Portugal. El elefante tuvo un éxito enorme con el papa y en Roma. Como signo que la misión cristiana ya había alcanzado a las partes más distantes del globo conforme al mandamiento biblico se festejó el elefante en la Roma impactada por el Renacimiento y el Humanismo, mientras por el otro lado los críticos del proceso de la secularización de las altas jerarquías eclesiásticas, las prácticas mundanas y hasta de corrupción como por ejemplo la venta de indulgencias etc. lo denunciaban como un elemento escandaloso más en este proceso. Bedini identifica entre estos observadores figuras importantes del norte de los Alpes como el mismo Lutéro, el pintor Durero y otros alemanes. El libro permite calibrar hasta dónde el Renacimiento y el Humanismo no solamente fueron tendencias de gran significado político e intelectual sino que la actitud frente a los testimonios vivos y materiales provenientes de las zonas a las cuales había llegado la expansión dividió las mentes de los coetáneos frente a los resultados de la expansión. Al mismo tiempo el libro demuestra la centralidad de Roma para la Europa cristiana. Poco después de Bedini, en 1998, Marília dos Santos Lopes con su monumental estudio, basado en su tesis doctoral presentado en la Universidad elemana de Bamberg, con el título „Coisas maravilhosas e até agora nunca vistas. Para uma iconografía dos Descobrimentos“ corroboró esta visión de forma más amplia. En 2000 cerró esta línea portuguesa un libro alemán de modesta presentación de Jürgen Pohle, que trata de resumir las relaciones entre Alemania y Portugal en plan de una historia nacional bilateral. Si bien este enfoque es poco a propósito para aquella época, porque el Sacro Imperio no solamente abarca las áreas de habla alemana, sino también otras entidades políticas, como por ejemplo el reinado de Bohemia. Además aun no nos encontramos aun en el período de historias nacionales, y el término „nación“ tuvo un significado distinto del moderno y ni siquiera existían relaciones diplomáticas regulares con embajadores permanentes. De esta manera el libro es por un lado otro testimonio más de la retroproyección de conceptos mucho más modernos a una época que au no respondía a las característcas de „nación“ que en la actualidad se atribuyen al concepto. Por otro lado este libro tiene el mérito de recordar al lector que tanto el borgoñón Carlos el Temerario como su yerno y hredero parcial, el emperador Maximiliano eran hijos de princesas portuguesas. Este hecho motivó, por ejemplo, que Alfonso V de Portugal viajó a Borgoña para entrevistarse con su sobrino cuando la suerte de la guerra de sucesión en Castilla empezó a ponerse en su contra. Volveremos sobre este detalle más adelante.

Igualmente en 2000 se publicó otro libro en alemán, elaborado en la Universidad de Hamburgo, que más directamente se ocupa de España y de los descubrimientos colombinos. Renate Pieper estudió la trasmisión de un mundo nuevo a través de las redes de comunicación del imperio habsburgo entre 1493 y 1598. Invirtiendo la perspectiva que aun tuvieron Pierre Chaunu y Frédéric Maura al estudiar Sevilla y el Atlántico, respectivamente Portugal y el Atlántico. Basándose en la correspondencia comercial, por un lado, y el contexto de los impresos sobre América por el otro, la autora acentúa las vías, formas, contenidos y la rapidez de la distribución de las informaciones sobre los acontecimientos americanos y lo compara con la impenta. Sorprende que las correspondencias enviadas desde Sevilla o la corte via Flandes o Italia informan muy rápida- y correctamente acerca de los hechos importantes, repartiendose por vía de cordillera. Incluso en ciudades muy vecinas la información manuscrita tarda en muchos casos décadas para reflejarse en los libros impresos. Estos, en cambio son el medio de información que relata casi excusivamente todo lo fantástico, exagerado y exótico que las noticias transtlánticas producen en la mente de los contemporáneos. Esta parte se conserva por mucho tiempo. Aun impactan en la „guerra publicista“ de la Guerra de los 30 años que se vincula con las famosas leyendas negra y blanca bien conocidas que analizó a fondo en su libro publicado en 2001 el colega Peer Schmidt, demasiado rápidamente desaparecido, en base a centenares de impresos sueltos y libros de aquel período.

Lo que se mencionó hasta ahora son libros que avanzan más que nada desde el inicio del descubrimiento de Colón – con excepción del trabajo de Pohle sobre Portugal, ya  mencionado – hacía adelante cubriendo el siglo XVI y algo más allá. Poco contribuyen, en cambio, sobre los antecedentes en el siglo XV. En este sentido avanza mucho Toby Lester con su libro reciente- Estudia los antecedentes de los descubrimientos geográficos antes de Colón, resumiendo la vertiente oriental de los descubrimientos, el impacto que tuvo el avance turco y la presión sobre Bisancio, el concilio de Ferrara y Florencia entre 1437 / 9 con su afluencia masiva de bizantinos ortodoxos buscando ayuda occidental contra los turcos, pero al mismo tiempo contribuyendo enormemente al enriquecimiento de los conocimientos geográficos occidentales. Desemboca luego en el contexto colombino para estudiar a continuación el mapa de Waldseemüller, su trayecto y el avance del nombre de América a través de los circulos científicos.

2. La recepción del descubrimiento de Colón en Alemania

Estos antecedentes explican que después de los trabajos precursores de Enrique Otte el Sacro Imperio en lo relacionado a la historia de la expansión ibérica en el Atlántico aparece solamente ocasionalmente. Esto se explica también por el hecho que la publicación de aquel Códice de Bratislava en 1986 no tuvo repercusión en el ámbito de los especialistas por el antagonismo entre las partes de ambos lados de la Cortina de Hierro. Los datos en aquel Códice demostraron que alemanes estuvieron muy presente en los viajes portugueses a Asia pero bien pronto detectan los problemas de las distancias, la enemistad árabe hacia los portugueses y las consecuencias perjudiciales para el comercio directo con Asia. Se encuentra incluso el caso de un factor alemán de una casa comercial de Nuremberg quien tras hbr estado en Asia, se pasa a Sevilla, en dónde hace alianza con los impresores Cromberger, también de orígen alemán, y inician el comercio con México apenas divulgada la hazaña de Hernán Cortés. Sabido es además que los Cromberger son los primeros en trasladar la imprenta a México en 1539.

 Recién desde el Quinto Centenario del viaje de Colón este mundo del Centro de Europa, empieza a atraer, poco a poco, mayor interés por la historiografía como deja entrever e resumen sintético de bibliografía de los últimos tiempos. El mapa de Waldseemüller  y también el globo de Behaim han atraido también mayor interés, pero más bien en la investigación dedicada a la historia de la ciencia en Alemania. Lo que generalmente se olvida en este contexto es el hecho que Florencia, ciudad natal de Vespucci en aquel entonces formaban jurídicamente todavía parte del Sacro Imperio y a pesar de la influencia política imperial reducida  existían muchos vínculos entre la Toscana y las partes al norte de los Alpes. Florencia además está vinculado, como bien se sabe, con la expansión por el geógrafo Toscanelli, pero tambien trabajó ahí el geógrafo y cartógrafo Martellus, en alemán Hammer, oriundo de Nuremberg, quien estaba en estrecho contacto con el grupo de comerciantes humanistas de aquella ciudad, en la cual por aquel entonces Hartmann Schedel elaboró con informaciones procedentes de la Península y de Italia su famosa Cosmografía. También formó parte del Sacro Imperio la capital lombarda, Milán, de la cual era oriundo el primer cronista de América, Pedro Mártir de Anglería, humanista y cortesano con importantes cargos en la Corte de los Reyes Católicos y de Carlos V. Entre Milán y Florencia se encuentra Bologna, el centro universitario europeo para los estudios de derecho con su Colegio Español que dejó una huella profunda en la obra de Juan Ginés de Sepúlveda. También estudiaban  leyes en Bologna los hijos de los comerciantes importantes de la Alemania del Sur. Uno de ellos escribió en 1506 una carta a su padre en Nuremberg en la cual mencionó que al haber encontrado Cristóbal Colón otro camino a Asia perfudicó gravemente el comercio de la ciudad,

Pero en aquel tiempo en Nuremberg se sabía ya que lo descubierto por Colón no fué Asia. Esta noticia ya se había llevado a Nuremberg por el médico Jerónimo Münzer, quien tras sus estudios en el Norte de Italia emprendió en 1494/5, en pleno invierno, un viaje a la Península, acompañado de 3 hijos de comerciantes importantes. Este viaje, durante el cual es recibido en Granada aparatosamente tanto por el Capitán General, el Conde de Tendila,  como por el obispo Fray Hernando de Talvera, con quienes discute ampliamente la manera de convertir a los moros al cristianismo. Más tarde es recibido tanto por el Rey Portugual como por los Reyes Católicos, a los cuales dirige una arenga que tras alabar sus logros político-militares los invita a la conquista de Jerusalem. En la corte de los Reyes Católicos se entrevistó con el Padre Boyl, quien recién un par de semanas antes regresó del Caribe tras estar en desacuerdo con Colón. Boyl había acompañado a Colón en el segundo viaje al frente del grupo de misioneros enviados para difundir la fé cristiana en La Española cuenta a Münzer que los descubierto es un archipiélago de islas más, pero no Asia. Münzer relata en su descripción del viaje  tantos detalles referentes a los descubrimientos atlánticos que cabe la sospecha que explorar este contexto y lo referente a la conversión de los musulmanes era la meta principal del viaje. Esta sospecha se puede basar también en el hecho que integró en su relato una carta de comienzos de 1493 al Rey de Portgal en la cual le incita de buscar urgentemente a Asia por el camino al oeste, escrita poco después del regreso de Colón de su primer viaje. Lamentablemente aun no hay testimonio si al escribir la carta ya se supo en Nuremberg de los resultados del viaje colombino. Con todo prece que Münzer no fué muy inclinado a la figura de Colón, porque a pesar de las muchas referencias a los escubrimientos no menciona a Colón ni una sola vez, ni siquiera al relatar su entrevista con el padre Boyl. Además, estando en Lisboa aloja en casa del suegro de Martín Behaim, un flamenco, gobernador de una de las islas Azores, a un tiempo en el cual Behaim estaba en Nuremberg fabricando su famoso globo. Es curioso que del relato de viaje de Münzer, escrito en latín, no hay aun una edición seria alemana ni tampoco edición crítica del texto oríginal en latín, sino solamente una traducción al español y otra, más reciente, en francés, que ambas categorizan a este texto como relato de viaje, motivo por el cual es posible de no haber despertado hasta ahora  el interés  de la historiografía de los descubrimientos. Otro texto escrito por Münzer en latín se refiere a las empresas portuguesas en Africa, a las actividades del infante Don Enrique el navegante y a participaciones alemanas en estas empresas. De este texto existe solamente una edición de difícil acceso de mediados del siglo XIX. Investigar este contexto también habría que investigar más a fondo, ya que es bien sabido que el hermano mayor del infante Enrique el navegante, el infante Don Pedro en las años 1420’s se encontraba cerca del emperador Segismundo, combatiendo al lade de éste con varios cientos de caballeros portugueses en los Balcanes contra los turcos. No sabe aun muy bien hasta dónde el matrimonio del emperador Federico III, con el cual empezó la ínea continúa de los emperadores de la casa de Habsburgo hasta el final del Sacro Imperio Romano en 1806, entronca con este antecedente del infante  Don Pedro. En cambio es bien sabido que el matrimonio Habsburgo – Avis de mediados del siglo XV fué obra de un humanista bien conocido, Enea Silvio Piccolomini, de Siena, consejero del emperador Federico III y autor de libros sobre Alemania y Bohemia, antes de llegar a Cardenal y posteriormente como Pío II uno de los primeros papas humanistas.
 Por muy lejanos de las empresas atlánticas que aparezcan estos antecedentes no conviene olvidar elementos que relacionan la Península Ibérica con el Sacro Imperio vía Italia y la curia romana: ni los concilios eclesiásticos de aquella época ni la conquista de Nápoles por Alfonso el Magnánimo de Aragón en 1443, tan  recordada en los círculos humanistas urbanos europeos. Es en la corte de este rey en la cual el humanista Lorenzo Valla con estudios filológicos prueba que uno de los pilares de la autoridad universal del papa en lo secular es una falsificación: la famosa donación del emperador Constantino. Como los aragoneses en Nápoles, junto a los caballeros de la órden de San Juan se convierten en el baluarte mediterráneo contra los turcos, se convierten también en aliados potenciales de los emperadores romanos. Más o menos paralelamente se efectua el ascenso aragonés en la curia romana, cuando en la misma Roma las representaciones de las „iglesias nacionales“ europeas cobran cada vez mayor importancia y se observan mutuamente en sus fiestas religiosas „nacionales“. A través de Roma se trasmiten informaciones sobre y entre los diferentes países europeos, fenómeno que impulsa el auge del intercambio de embajadores entre las cortes europeas, pero también la difusión del humanismo y de la cultura renacentista.

Pruebas de estos desarrollos y al mismo tiempo testimonio de la cercanía de determinados grupos sociales del Sacro Imperio al mundo de los descubrimientos es la ciudad de Nuremberg, la más industrial de la Alemania de aquel entonces que exporta sus productos tanto al oriente como al occidente del mediterráneo. Una de las muchas pruebas es una  carta de un fraile de La Española al guardián del convento franciscano  de Nuremberg, scrita en 1498. Esta carta se encontró en el Códice de Bratislava ya mencionado.  El comerciante oriundo de Nuremberg, avecindado en Lisboa, Martín Behaim, a quien ya mencionamos varias veces y su globo, la cosmografía de Hartmann Schädel y los vínculos de su contorno con Florencia y Roma constituyen un triángulo de flujo de informaciones entre Lisboa, Nuremberg, Florencia y Roma...y la corte imperial de Maximiliano. No nos olvidemos al pintor Durero quien en Roma dibujó el rinoceronte que Manuel II envió al papa después del elefante mencionado, pero que se ahogó poco antes de alcanzar al puerto, fué rescatado y presentado como cadaver en Roma. Más tarde Durero, con vínculos también a la corte de Maximiliano y después con inclinaciones protestantes, vió en Bruselas las joyas aztecas enviadas por Cortés y expuestas al público por Carlos V.  

A lo menos desde los 1480’s existió un interés muy grande tanto en los circulos humanistas y comerciales, en el caso alemán hasta idénticos, en los sucesos tanto en el oriente como en el occidente, tanto con referencia al comercio como relacionados a las noticias geográficas, interés casi siempre acompañado de fuertes compromisos religiosos con la reforma de la iglesia y con la propagación de los estudios humanistas. En lo que se refiere al oriente las conexiones alemanas con Venecia eran muy importantes también y disponemos de información escrita de peregrinaciones a Tierra Santa del mismo período, como las hay también de peregrinos alemanes a Santiago. Desde el principio la empresa colombina era solamente un factor entre varios despertando este interés. Existió al parecer una amplia red de flujo de informaciones intraeuropeas. No será una casualidad que desde principios del siglo XVI existe ya un primer mapa de rutas terrestres hecho en Alemania, orientado de norte al sur y centrado en la ciudad de Roma que da prueba del amplio intrés por la geografía. Este flujo de informaciones pasa tanto por canales de humanistas, de comerciantes y de religiosos. El nuevo medio de la imprenta todavía estaba por insertarse en este trajín de informaciones, dominado todavía mayormente por la correspondencia escrita a mano.

  A pesar de carecer aun de una historia de las relaciones político – diplomáticas o culturales entre España y Alemania o, para ser más preciso, lo que en aquel entonces era el Sacro Imperio, el mismo mapa de Waldseemüller nos lleva cerca de la persona del emperador y su corte. Waldseemüller y su compañero Ringmann, autor del texto de la Cosmografia Introductio, si bien trabajaban ya en aquel colegio de Lorrena conocido, había estudiado en Friburgo al pié de la selva negra y mantenían estrechos contactos con sus maestros, a los cuales perteneció el rector de la Univrsidad, un monje cartujo confesor del emperador Maximiliano. Friburgo era la universidad habsburga e imperial más importante de aquel tiempo, sede de un núcleo de humanistas que propagaban la intensificación de los estudios del latín para mejorar el nivel cultural. Tenemos una instrucción de un estudioso relacionado con los ya mencionados para el colegiuo de segunda enseñanza, en el cual se ordena que siendo el alemán un idioma bárbaro los alumnos del colegio forzosamente deben de hablar unicamente  latín. Como el papa Alejandro VI, siendo aun cardenal, en una visita a la Península se quejó de los escasos conocimientos de latín en España nos encontramos ante el detalle que desde un mismo hecho constatado por testigos humanistas fidedignos surgen soluciones distintas: en España la gramática de Nebrija, elevando la lengua castellana a idioma culto en lo civil, en Alemania Lutéro quien pugna por la elevación de la lengua alemana en idioma de comunicación del individuo con la divinidad. El humanismo como movimiento intelectual que produce soluciones distintas en los diferentes países europeos. Este fenómeno hace comprensible la postura indecisa de un Erasmo entre soluciones extremas en uno u otro sentido, nos explica que un Tomás Morus proyecta su utopía a una isla atlántica que un Sebastián Brant de Estrasburgo en su barco de locos dedica un capítulo a la gente que anda buscando islas. La difusión amplia de estas valoraciones adversas entre sí dentro de una misma corriente intelectual hace comprensible que todo este bagaje intelectual se puede encontrar mu tempranamente también América, sea entre los primeros misioneros en México, en dónde por ejemplo un Pedro de Gante imita métodos misionales de un Savonarola entre los indígenas mexicanos o se encuentran pintores indígenas que pintan en los conventos, que se construyen, copias de cuadros de proveniencia alemana, sibilas a la usanza de la antigüedad en casas de déan de la catedral de Puebla y en dónde en la primera imprenta americana introducida en suelo americana por un alemán residente en Sevilla se publican gramáticas y catecismos en idiomas indígenas.

Tenemos muchos ejemplos que testimonian que desde muy temprano conviven en la Tierra Firme americana muchos elementos de la cultura humanista europea de aquella época. Debido a las investigaciones de los 20 años pasados nos aguarda a los historiadores la tarea de escribir la historia de América en un marco más amplio que el de los grandes actores en la navegación, en la conquista y de la política. La pervivencia de los 3 nombres mencionados en el título en contextos distintos en cierta manera resume las distintas aspiraciones y experiencias relacionadas con los descubrimientos: las Indias asiáticas de los comerciantes que solamente muy tarde se alcanzaron y pervivieron en las „West-Indies“ de las plantaciones, el Mundos Novus con su anhelo a una cristiandad mejor en el continente descubierto y defendido por las órdenes mendicantes y finalmente „América“ como meta didáctica que se impuso por su estrecha relación con la geografía aunque alternando con el tiempo la realidad geográfica que se unía con el nombre.
Queda por definir, sin embargo, el aporte imperial de Carlos V que en muchas regiones americanas parece sobrevivir más allá de la independencia de Hispanoamérica.

Cádiz, 5 de marzo de 2012

 

Bibliografía:

  • ALBERRO, Solange: Del Gachupín al Criollo. O de cómo los españoles de México dejaron de serlo.- Jornadas 122. México, El Colegio de México, 1992.
  • Amerika 1492 – 1992. Neue Welten – Neue Wirklichkeiten. 2 vols. Herausgegeben vom Ibero-Amerikanischen Institut Preußischer Kulturbesitz und Museum für Völkerkunde, Staatliche Museen zu Berlin. Braunschweig, Georg Westermann Verlag, 1992.
  • BARRIOS, Feliciano, coordinador: El Gobierno de un Mundo. Virreinatos y Audiencias en la América Hispánica. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla – La Mancha, 2004.
  • BEDINI, Silvio A.: The Pope’s Elephant. An Elephant’s Journey from deep in India to the heart of Rome. Lisbon, Calouste Gulbenkian Foundation, 1997.
  • BERNAL, Antonio Miguel: España, proyecto inacabado.  Los Costes/Beneficios del Imperio. Madrid, Fundación Carolina, Marcial Pons Historia, 2005.
  • BERNECKER, Walther L.; PIETSCHMANN, Horst: Geschichte Spaniens. Von der frühen Neuzeit bis zur Gegenwart. 4. Überarbeitete und aktualisierte Auflage. Stuttgart, Kohlhammer, 2005, (cfr. especialmente pp. 483-486 la bibliografía de los catálogos de exposiciones).
  • CAPOCACCIA ORSINI, Lilia; DORIA, Giorgio; DORIA, Giuliano, a cura di: 1492 – 1992 Animali e Piante dalle Americhe all’ Europa. Genova, Sagep Editrice, 1991.
  • Cartografía Histórica del Encuentro de Dos Mundos. México, Madrid, Instituto Nacional de Estadísitica, Geografía e Informática – Instituto Geográfico Nacional, 1992.
  • CURVELO, Alexandra; SIMÕES, Madalena, eds.: “Portugal und das Heilige Römische Reich (16. – 18. Jahrhundert)” en Portugal e o Sacro Império (séculos XVI – XVIII). Münster, Aschendorff Verlag, 2011.
  • DE JONGE, Krista; GARCÍA GARCÍA, Bernardo J.; ESTEBAN ESTRINGANA, Alicia, eds.: El Legado de Borgoña en la Europa de los Austrias (1454 – 1648). Madrid, Fundación Carlos de Amberes, Marcial Pons Ediciones de Historia, 2010.
  • DIAMOND, Jared: GUNS, Germs, and STEEL. The Fate of Human Societies. New York, W. W. Norton & Company, 1997.
  • DÍAZ DEL CASTILLO, Bernal: Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. (Manuscrito “Guatemala”). Edición crítica de José Antonio Barbón Rodríguez. México, El Colegio de México, Universidad Nacional Autónoma de México, Servicio Alemán de Intercambio Académico, Madrid, Agencia Española de Cooperación  Internacional, 2005.
  • El Galeón de Manila. Catálogo. Sevilla, Hospital de los Venerables, México D. F., Museo Franz Mayer, Acapulco, Museo Histórico de Acapulco Fuerte San Diego, 2000.
  • GONZÁLEZ CRUZ, David, ed.: Extranjeros y enemigos en Iberoamérica: La visión del otro. Del Imperio Español a la Guerra de la Independencia. Madrid, Silex Ediciones, 2010
  • GRUZINSKI, Serge: L’Aigle et la Sibylle. Fresques Indiennes du Mexique. Paris 1994.
  • KAGAN, Richard L.: Los Cronistas y la Corona. La política de la historia en España en la Edades Media y Moderna.- Colección los Hombres del Rey. Madrid, Centro de Estudios Europa Hispánica, Marcial Pons Historia, 2010.
  • KELLENBENZ, Hermann: Die Fuggersche Maestrazgopacht 1525 – 1542. Zur Geschichte der spanischen Ritterorden im 16. Jahrhundert. Tübingen, J.C.B. Mohr, 1967.
  • KELLENBENZ, Hermann: Die Fugger in Spanien und Portugal bis 1560. 2 vols. + 1 vol. documentos. München, Verlag Ernst Vögel, 1990.
  • KRÁSA, Miloslav; POLISˇENSK´Y, Josef; RATKOˇS, Peter: European Expansion 1494 – 1519. The Voyages of Discovery in the Brastislava Manuscript Lyc.515/8 /Codex Bratislavensis. Prague, Charles University, 1986.
  • JUNTA DE ANDALUCÍA: Andalucía y América. Edificios vinculados con el Descubrimiento y la Carrera de Indias. Sevilla 1989.
  • La colección de estampas de Hernando Colón (1488 – 1539). Coleccionismo en la era del Descubrimiento. Barcelona, Fundación “la Caixa”, 2004 (Catálogo de exposición: del 11 de junio al 25 de julio de 2004. Sala de Exposición de la Fundación „La Caixa“, Madrid.- De octubre a diciembre de 2004, Real Alcázar de Sevilla.)
  • LAVALLÉ, Bernard: Eldorados d’Amérique. Mythes, mirages et réaltiés. Paris 2011.
  • LOPES, Marília dos Santos: Coisas maravilhosas e até agora nnca vistas. Para uma iconografia dos Descobrimentos. Lisboa, Quetzal Editores, 1998.
  • LOCKHART, James: The Nahuas After the Conqust. A Social and Cultural History of the Indians of Central Mexico, Sixteenth Through Eighteenth Centuries. Stanford, Stanford University Press, 1992.
  • MARTÍNEZ MILLÁN, José, coordinador general: Carlos V y la quiebra del humanismo político en Europa (1530 – 1558). Congreso Internacional, Madrid, 3 – 6 de julio de 2000. 4. Vols. Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Feipe II y Carlos V, 2001.
  • MARTÍNEZ SHAW, Carlos; PARCERO TORRE, Celia, directores: Cristóbal Colón. Valladolid, Junta de Castilla y León, 2006.
  • MATTHEW, L. E.; OUDIJK, M., eds.: Indian Conquistadors. Indigenous Allies in the Conquest of Mesoamerica. Norman, Oklahoma University Press, 2007.
  • MAZÍN GÓMEZ, Oscar, editor: México en el Mundo Hispánico. 2 vols. Zamora, Mich., El Colegio de Michoacán, 2000.
  • MONROY CASTILLO, Marís Isabel; GORTARI RABIELA, Hira de, coordinadores: San Luis Potosí. La Invención de un Territorio. Siglos XVI – XIX. San Luis Potosí, El Colegio de San Luis, A. C., LIX Legislatura del H. Congreso del Estado de San Luis Potosí, 2010.
  • MÜNZER, Jérôme: Voyage en Espagne e au Portugal (1494 – 1495). Introduction, traduction et notes par Michel Tarayre. Paris, Les Belles Lettres, 2006.
  • MÜNZER, Jerónimo, Viaje por España y Portugal. Nota introductoria: Ramón Alba. Madrid, Ediciones Polífemo, 1991.
  • OTTE, Enrique: Sevilla y sus mercaderes a fines de la Edad Media. Ed. Antonio Miguel Bernal Rodríguez. Sevilla, Vicerectorado de Relaciones Internacionales, 1996.
  • OTTE, Enrique: Von Bankiers und Kaufleuten, Räten, Reedern und Piraten, Hintermännern und Strohmännern. Aufsätze zur atlantischen Expansion Spaniens. Herausgegeben von Günter Vollmer und Horst Pietschmann. Stuttgart, Franz Steiner Verlag, 2004.
  • OTTE SANDER, Enrique: Sevilla, siglo XVI. Materiales para su historia económica. Ed. Antonio Miguel Bernal Rodríguez. Sevilla, Centro de Estudios Andaluces, 2008.
  • OWENSBY, Brian P.: Empire of Law and Indian Justice in Colonial Mexico. Stanford, Stanford University Press, 2008.
  • PÉREZ DE TUDELA, Juan, director: Colección Documental del Descubrimiento (1470 – 1506). 3 vols. Madrid, Real Academia de la Historia, CSIC, Fundación Mapfre, 1994.
  • PIEPER, Renate: Die Vermittlung einer Neuen Welt. Amerika im Nachrichtennetz des Habsburgischen Imperiums, 1493 – 1598. Mainz, Verlag Philipp von Zabern, 2000.
  • PIETSCHMANN, Horst, ed.: Atlantic History. History of the Atlantic System 1580 – 1830. Göttingen, Vandenhoeck & Ruprecht, 2002.
  • PIETSCHMANN, Horst; RAMOS MEDINA, Manuel; TORALES PACHECO, María Cristina, eds.: Alemania y México: percepciones mutuas en impresos, siglos XVI – XVIII. México, Cátedra Guillermo y Alejandro de Humbolt, Centro de Estudios de Historia de México Condumex, Fomento Cultural Banamex, Universidad Iberoamericana, 2005.
  • PIETSCHMANN, Horst: “Los inicios de la expansión ibérica en el Atlántico y el Imperio alemán. Un aporte hisoriográfico”, en: Revista Complutense de Historia de América, vol. 31, 2005, pp. 9 – 31.
  • POHLE, Jürgen: Deutschland und die überseeische Expansion Portugals im 15. Und 16. Jahrhundert. Münster, LIT, 2000.
  • RAMÍREZ VIDAL, Gerardo; VALDÉS GARCÍA, Hilda Julieta, eds.: Entre Roma y Nueva España. Homenaje a Roberto Heredia Correo 50 años de Docencia. México, UNAM 2011.
  • Schedelsche Weltchronik 1493. Reprint München, Verlag Konrad Kölbl, 1975.
  • SCHMIDT, Peer: Spanische Universalmonarchie oder “teutsche Libertet”. Das spanische Imperium in der Propaganda des Dreißigjährigen Krieges. Stuttgart, Franz Steiner Verlag, 2001.
  • SCHMIDT, Peer: La monarquía universal española y América. La imagen del Imperio español en la Guerra de los Treinta Años (1618 – 1648). México, Fondo de Cultura Económica, 2012, 600 pp. (traducción al español del título precedente).
  • SILVER, Larry: Marketing Maximilian. The Visual Ideology of a Holy Roman Emperor. Princeton and Oxford, Princeton University Press, 2008.
  • STOLLEIS, Michael: Storia del diritto pubblico in Germania. Vol. 1: Pubblicistica del Impero e scienzia de la polizia, 1600 – 1800. Traduzione di Cristina Ricca. Milano, Giuffrè Editore.
  • TANCK DE ESTRADA, Dorothy: Atlas ilustrado de los pueblos de indios. Nueva España, 1800. México, El Colegio de México, El Colegio Mexiquense, Fomento Cultural Banamex, 2005.
  • TEWES, Götz: Rüdiger: Kampf um Florenz – die Medici im Exil (1494 – 1512). Köln, Weimar, Wien, Böhlau Verlag, 2011.
  • VARELA, Consuelo: Colón y los Florentinos. Madrid, Alianza Editorial, 1988.
  • VARGASLUGO, Elisa et alii: Imágenes de los Naturales en el arte de la Nueva España. Siglos XVI al XVIII. México, Fomento Cultural Banamex, 2006.
  • WALDSEEMÜLLER, Martin: Introducción a la cosmografía y las Cuatro Navegaciones de Américo Vespucio.- Traducción del Latín, Estudio Introductorio y Notas de Miguel León-Portilla. México, Universidad Nacional Autónoma de México, Fideicomiso Teixidor, Cátedra Guillermo y Alejandro de Humboldt, Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, 2007. [3 vols + 1 DVD en estuche].
  • WECKMANN, Luis: La herencia medieval de México. 2 vols. México, El Colegio de México, 1984.
  • YUN CASALILLA, Bartolomé, dir.: Las Redes del Imprio. Elites sociales en la articulación de la Monarquía Hispánica, 1492 – 1714. Madrid, Marcial Pons Historia, 2009.

 

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design