Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
DISCURSO DE CONTESTACIÓN AL INGRESO DEL ILMO. SR. D. MANUEL JOSÉ RAMOS ORTEGA, ACADÉMICO DE NÚMERO
 

D. Enrique Montiel Sánchez
Académico de Número

Cuando leía en mi casa este verano el texto del discurso de don Manuel Ramos Ortega, preso de un gran entusiasmo, me decía a mi mismo: El honor que le hemos hecho, el honor que le hacemos, es muy inferior al honor que él nos ha hecho, que él nos hace al haber aceptado formar parte de la Real Academia Hispano Americana.

Don Manuel Ramos Ortega acaba de hacer en voz alta una reflexión de calado y hondura sobre el hecho de la palabra que nos une, la palabra que ha hecho de las distancias cercanía y de las personas una familia, la familia hispano americana. En su propia reflexión personal, bajo su doble condición de conocedor de las literaturas y novelista, crítico, escritor en definitiva. Y, fundamentalmente, en torno a la figura de Cervantes y, sobre todo, de su obra cumbre, que es la obra cumbre de la Lengua que nos une, de la palabra que nos habita, El Quijote.

La idea, pues, de ensamblar las ideas de su Discurso de Ingreso en la Real Academia Hispano Americana en los Discursos de Aceptación del Premio Cervantes, que anualmente entrega Su Majestad El Rey Don Juan Carlos I en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, patria de Don Miguel de Cervantes, me fascinó desde el principio.

Por una ley no escrita, alternativamente se otorgan a escritores de la otra orilla del idioma y a escritores de la vieja España. Don Manuel Ramos Ortega ha hecho una lectura atenta de los discursos preceptivos de los americanos (y de algún otro con especiales vinculaciones americanas, como el granadino Francisco Ayala) y ha construido, con los hilos sueltos de todos los discursos su gran Discurso de Ingreso en nuestra Real Academia, uno de los mejores discursos que este académico ha tenido ocasión de escuchar en esta Corporación.

Pero permítanme que antes de realizar el comentario debido haga público aquí los méritos y circunstancias  de nuestro nuevo académico, que tanto honor nos ha hecho a todos aceptando el nombramiento y recogiendo, de manos de nuestra Directora, la Medalla y el Título que así lo acreditan.

Gaditano de la ciudad de Cádiz, nacido en 1948, Manuel José Ramos Ortega es Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Cádiz, si se me permite empezar por el final para este principio que es su condición recién adquirida de Académico de la Hispano Americana de su ciudad natal. Ha sido Vicerrector de Extensión Universitaria y de Ordenación Académica, Director del Departamento de Filología, Director de los Cursos de Verano de Cádiz y San Roque y profesor de Literatura española.

El profesor doctor Ramos Ortega, con su obra “La prosa literaria de Luis Cernuda” obtuvo en 1982 el “Premio Archivo Hispalense de Monografías Literarias”, recibiendo años después, en 1994, tras haber publicado “La obra poética de Eduardo de Ory”, un esclarecedor estudio sobre nuestro poeta gaditano, el premio Fernández Abril de la Real Academia Española por su “La poesía del 50: Platero, una revista gaditana del medio siglo”.

En esta línea investigadora, el prof. doctor Ramos Ortega hizo una nueva incursión con su estudio “Las revistas españolas entre la “Edad de Plata” y el medio siglo”.

“Rafael Alberti libro a libro” vio la luz en 2003 y dos años después su precioso estudio sobre los poetas surrealistas, de los que -junto a Cernuda- es uno de los mayores expertos españoles. Se llamó el libro, editado por la Fundación José Manuel Lara en 2005 “La copa de los sueños. Poetas surrealistas andaluces”.

Edita y coordina los tres volúmenes de “Revistas literarias españolas del siglo XX”, también en 2005, publicando cinco años después, en 2010, Las alas de Ícaro. De poetas, revistas y exilios en la literatura española, en la colección Biblioteca Nueva, de Madrid.

Además de los premios reseñados, el profesor Ramos Ortega obtuvo del Ministerio de Ciencia y Tecnología la Beca “Salvador de Madariaga “Estancias de movilidad de profesores e investigadores seniors en centros extranjeros de enseñanza superior e investigación”, en concreto en la Universidad de Bérgamo durante el curso 2008-2009.

Su trayectoria docente e investigadora en el ámbito universitario se ha realizado en varias universidades españolas, habiendo sido ponente en más de 50 Congresos Nacionales e Internacionales.

Finalmente y tras resaltar, como no podía ser menos, que el Ilmo. Sr. don Manuel Ramos Ortega fue el Fundador del ciclo “Presencias Literarias” de la Universidad de Cádiz, por la que han pasado los más importantes creadores literarios españoles, y haber dirigido durante tres años el Seminario Permanente del 50 dentro de la Fundación José Manuel Caballero Bonald, así como el haber participado en la programación del Centro Andaluz de las Letras, impartiendo lecturas literarias...

Finalmente, decía, debo reseñar la otra cualidad del Ilmo. Sr. Académico don Manuel Ramos Ortega, su condición de novelista.

En su Discurso, su magnífico discurso de ingreso en la Real Academia Hispano Americana, con toda modestia - don Manuel Ramos es un hombre sencillo y modesto, grande y cercano, amigo verdadero y persona de palabra y de consejo- ha hablado de sus novelas. No diré yo lo que el gran poeta que dijo que todo lo daría por ser un buen banderillero, pero yo sé que sus tres novelas, sus tres hijas de la imaginación, en tan buen padre, son la gloria de su casa, la perla de la corona de una vida dedicada al estudio, la investigación y la docencia. Obras de madurez, como deben ser las novelas, La ciudad de los sueños, de 1999, Las campanas del Duomo, del 2004, y Mi vida sin Eva Gundersen, de 2009, configuran su despegue suave y su altura de navegación en el panorama narrativo gaditano, del que es sin duda uno de sus mayores referentes.

La primera, La ciudad de los sueños, recibió en su día el reconocimiento de la Asociación de Críticos Andaluces, “Premio Opera Prima, y  la segunda, Mi vida sin Eva Gundersen, el “Premio Vargas Llosa de Novela” de 2003.   

Vidas paralelas, editada en el año que transcurre, es su última aportación al campo de la novela.

Cuando leía, lleno de entusiasmo, su texto de Ingreso en la Real Academia Hispano Americana, yo veía esta doble entrada, esta doble condición. Pero es que, curiosamente, el paralelismo con lo que trataba era más que aparente. Un grupo de grandes creadores, poetas, ensayistas y novelistas, sobre todo novelistas, reflexionaban en el acto de recepción de sus Premios Cervantes sobre Cervantes, la lengua y la ficción. Pero quien ponía el espejo en el camino, el prof. dr. don Manuel Ramos Ortega, nuestro muy apreciado nuevo académico, lo hacía sobre pareja convención: la de crítico, la de investigador de la literatura... y la de autor. La brillantez alcanzada tiene que ver con esta doble condición que se enriquecía mutuamente. Porque en el trasunto de don Miguel de Cervantes y su primera novela de nuestra lengua, cuyo misterio desentrañaban año a año los grandes escritores premiados, estaba también la condición operativa de que todos, la gran mayoría, habían cavado en la mina de la imaginación, en la mina de la ficción, en la construcción y deconstrucción del mundo a través de la palabra.

“La palabra es el argumento, y no al revés”. Ya no sé si la iluminación se la debemos al prof. Ramos Ortega o a los Roa Bastos, Vargas Llosa, Octavio Paz, Jorge Edwars, Carlos Fuentes, Ernesto Sábato, Juan Carlos Onetti, Alejo Carpentier, Sergio Pitol, Álvaro Mutis, Francisco Ayala o Borges...

El prof. dr. Ramos Ortega ha construido el discurso sobre polifonías. No creo que la palabra haya sido elegida al azar. La polifonía vocal era propia del renacimiento y consistía en un canto en varias escalas, en varias voces. Un canto de la perfección de la música y de la palabra en la que se expresa el sentimiento y el mensaje de la música. Los discursos de recepción de los premios Cervantes en Alcalá de Henares son las muchas voces de la misma polifonía local que pone a la lengua por encima de cualquier contingencia y en tanto que paradigma de la libertad y la imaginación, tal como siempre hemos entendido El Quijote y al autor del Quijote. La lengua es la patria que nos une, la patria que habitamos. Ubi patria, ibi libertas ha recordado don Manuel Ramos Ortega de un discurso memorable en Alcalá de Henares. Donde esté la patria, estará la libertad me gustaría traducir, cambiando el está por el esté y el estará. Estarán todos de acuerdo conmigo en que la lengua es el instrumento fundamental de la libertad, casi la libertad misma. De la lengua nace la ficción y la ficción explica y expresa el propio mundo, los mundos interiores y el mundo a través de la mirada y el oído. Los enemigos de la libertad son los amigos del silencio y de la mordaza. La literatura es el compendio de todas las libertades, la enciclopedia de esa libertad. En la literatura está todo lo que hemos sido y el cómo lo hemos visto y lo hemos interpretado. Los contadores de historia, desde la viejas Crónicas de Indias hasta los grandes poetas proteicos de la America que habla el español, la España del otro hemisferio, son las polifonías que el prof. dr. don Manuel Ramos Ortega, nuestro compañero académico, ha dejado en el aire de nuestra memoria para siempre de esta noche inolvidable.

Permíteme, querido amigo Manolo, querido y admirado compañero académico, que tome del discurso pronunciado por Jorge Luis Borges en la recepción de su Cervantes, las palabras de cierre de mi intervención. Ya te he dicho de mi entusiasmo por tu brillante idea de discurso, por el discurso mismo. Expresa tu sabiduría y tu bondad mucho mejor que ningún otro que hubieras podido elegir. Lo hago en homenaje a la polifonía de los poetas hispano americanos del Cervantes, y a la visión tan certera de quien nunca fue un ciego sino un clarividente.

Dijo Jorge Luis Borges:

“Quiero decir también que me siento muy conmovido, tenía preparadas muchas frases que no puedo recordar ahora, pero hay algo que no quiero olvidar, y es esto: me conmueve mucho el hecho de recibir este honor en manos de un Rey, ya que un Rey, como un Poeta, recibe un destino, acepta un destino y cumple un destino y no lo busca, es decir, se trata de algo fatal, hermosamente fatal, no sé cómo decir mi gratitud, solamente puedo decir mi innumerable agradecimiento a todos ustedes ...”

Muchas gracias.

 

 

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design