Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
DISCURSO DE CLAUSURA DEL CURSO 2015-2016 DE LA REAL ACADEMIA HISPANO AMERICANA, COINCIDIENDO CON EL INGRESO DEL ILMO. SR. D. HERNÁN CORTÉS MORENO COMO ACADÉMICO DE NÚMERO
 

Manuel Bustos Rodríguez
Director de la Real Academia Hispano Americana

Clausuramos hoy este curso. Un curso que iniciábamos el 20 de octubre con una brillante conferencia de Juan Pablo Pérez-Mallaina sobre la vida cotidiana en las flotas de Indias, y que suscitó el agrado y la satisfacción de cuantos asistimos a ella.

Todo este tiempo transcurrido desde entonces, ha coincidido  con el que llevo al frente de esta Academia como Director. No es para mi tarea fácil realizar un balance del mismo, siendo como soy a la vez juez y parte. Pero si me gustaría recordar al menos ante Vds. algunos de los acontecimientos vividos a lo largo de él.

En el decurso de estos apenas ocho meses transcurridos, la Academia se ha incorporado plenamente (y yo añadiría que con mucha brillantez) a la conmemoración del 400 aniversario del fallecimiento de Miguel de Cervantes Saavedra, escritor, soldado y compatriota, merecedor de todos nuestro recuerdo y elogio.

Lo que en un principio creíamos una tarea difícil, habida cuenta, sobre todo, de los escasísimos recursos económicos de nuestra Academia, se ha convertido finalmente en una realidad, que viene desarrollándose sin desfallecer, mes a mes, desde el día 26 de abril, fecha en que celebrábamos el Día del Idioma, en recuerdo del nacimiento del autor de El Quijote, hasta hace apenas unos días, cuando escuchamos en el Salón de Actos de la "Fundación Cajasol" al filósofo, escritor y ensayista D. Javier Gomá, en lo constituye la sexta intervención cervantista de nuestro programa.

Y lejos de haber concluido la celebración, aun nos quedan dos conferencias sobre el autor y su obra: una el próximo día 22, en el referido lugar, a cargo del catedrático de la Universidad Complutense, don José Manuel Lucía Megías ("Miguel de Cervantes en la encrucijada de su tiempo"), y otra el día 29 , que dictará el catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela, don Luis Iglesias Feijoo  sobre "El Quijote como libro". A todas estas intervenciones habrá que sumar, Dios mediante,  las que tendremos en octubre y noviembre, meses en que esperamos la visita de Luis Alberto de Cuenca y Andrés Trapiello. De esta forma podremos cerrar la conmemoración, habiendo hecho pasar por Cádiz y por nuestra Academia una nutrida selección de los mejores cervantistas españoles, sin duda irrepetible.

No puedo por menos que agradecer desde esta tribuna el sostenimiento económico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dentro de la Comisión Nacional para la celebración del IV Centenario Cervantino, así como la dirección y el trabajo minucioso de la coordinadora de la Comisión Cervantina de la Academia, nuestra Académica y miembro de la Junta de Gobierno de nuestra Corporación, doña Ana Sofía Pérez-Bustamante, sin cuyo trabajo no hubiese sido posible ofrecer este ramillete de buenos decires y buenos saberes sobre Cervantes y su obra. Lástima que una ocasión única como ésta, no siempre haya tenido el eco en esta ciudad que merecía. Pero así son las cosas de Cádiz..

Ahora, la Academia se prepara para afrontar un nuevo centenario: el del traslado de la Casa de la Contratación y del Consulado de Indias a Cádiz por Real Orden de 12 de mayo de 1717. Se trata de un evento que toca de pleno a nuestra ciudad y su Bahía, pues gracias a él ambos experimentaron un impulso inusitado a lo largo del siglo XVIII. Tomada a la postre en consideración su trascendencia, ya aparece afortunadamente divulgado el acontecimiento por los medios de comunicación, y promovido por la Excma. Diputación con el nombre resumido del Tricentenario.

Nuestra Corporación ha creado ya la comisión correspondiente, que preside nuestro Vicedirector Primero, don Enrique García-Agulló. Hemos elaborado una programación atractiva, que pondremos bajo la coordinación general de la Excma. Diputación, a quien, como he dicho, corresponde la misma, una vez encontremos los recursos económicos necesarios para poder llevarla a cabo.

Debo referir por último los ingresos de académicos correspondientes que se han producido a lo largo del curso que finaliza. Se trata de doña Enriqueta Vilar y doña Almudena de Arteaga para España, y de don Guillermo Lousteau, y ya más recientemente, de don Allan Brewer para América. A ellos sumamos  el de hoy, nuestro querido académico y pintor aquí presente, don Hernán Cortés moreno, que entra a formar parte de nuestra Ilustre Institución. Antes de terminar este curso se ha decidido nombrar también académico de honor a don José Joly y académico correspondiente a Fernando Caballero.

Además de estas actividades han tenido lugar también varias conferencias sobre tema americanista, a cargo de doña María Dolores Fuentes Bajo, Profesora Titular de Historia de América de la Universidad de Cádiz; de nuestro académico censor, don José Mira Gutiérrez, y ya dentro del programa que hemos abierto para acoger a los jóvenes investigadores, de doña Lyliam Padrón Reyes, becaria de investigación de la UCA.

Nuestra espléndida biblioteca sigue enriqueciendo sus fondos y atendiendo las peticiones de los investigadores, hasta donde le es posible, gracias al trabajo altruista de nuestra actual bibliotecaria, doña Ascensión López, quien se ocupa también de nuestra página web. Nuestro propósito sería que la biblioteca permaneciese abierta durante toda la semana, pero las carencia económicas que experimenta nuestra Institución nos impiden por el momento hacerlo.

De la misma manera continúa la publicación de nuestra "Revista Hispanoamericana", de la mano de su directora, nuestra académica y Vicesecretaria, doña Alicia Castellanos. Hemos alcanzado ya el número cinco. Este último precisamente consagrado a analizar la figura y la obra del que fuera nuestro Director, Cayetano del Toro con motivo del centenario de su muerte.  

La Academia sigue, pues, caminando, a pesar de las dificultades económicas -que compartimos sin duda con otras instituciones locales, autonómicas y nacionales-, y que nos impiden ir a un mayor ritmo; siempre con la mirada fija en el aumento de su influencia en nuestra ciudad, así como en el ámbito nacional e Hispanoamericano, donde sin duda es muy valorada, como se pone de manifiesto por los ingresos de los académicos correspondientes que he citado.

Hoy, día grande para esta Corporación, hemos podido asistir al ingreso como académico de número de don Hernán Cortés Moreno, magníficamente presentado por don José Pedro Pérez- Llorca, nuestro Académico Adjunto a la Dirección en Madrid.

Recibir a Hernán Cortés, a quien debo comenzar agradeciendo la donación de este espléndido retrato de nuestro rey que nos preside, hombre de tan brillantísimo historial, de reconocido prestigio en el ámbito de las Artes, particularmente el de la pintura, es para nuestra Corporación una honra y un deber de justicia. Un gaditano tan ilustre (Hijo Predilecto de la Ciudad de Cádiz) no podía quedar fuera de una institución como la nuestra residenciada en Cádiz y emuladora de las Ciencias, las Artes y las Letras, según se enuncia para referirse a esta Real Academia.

Durante muchos años traté a su padre, don Antonio Cortés, persona de exquisita cordialidad, de enorme inquietud por la cultura, ejemplo vivo del gaditano ilustrado, que tanto proliferó en las últimas décadas del pasado siglo (recordemos las figuras de Eduardo de Ory, Pablo Antón Solé, Varela Gilabert o de Petenghi Estrada), y que hoy tanto echamos de menos entre nosotros.

A nuestro académico lo conocí más de cerca en el año 1997, con motivo de la exposición de la que fui comisario, organizada por la excelentísima Diputación de Cádiz y la Academia de Bellas Artes de esta misma ciudad, con motivo del centenario del nacimiento de José María Pemán, visitada por los entonces reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, y que presidía el magnífico retrato del escritor, en los últimos años de su vida, luciendo el collar de la orden del Toisón de Oro, obra de Hernán Cortés.

Otro encuentro memorable con él, en esta ocasión indirecto, tuvo lugar unos años después a través de la exposición de una parte de su obra. Se exponía en la "Fundación Cajasol" de Sevilla. En ella hacia un recorrido simplificado por algunos de sus retratos más importantes, género en el que nuestro nuevo académico ocupa sin lugar a dudas un puesto señero. Con su portentosa capacidad para recoger el gesto, la actitud, la personalidad del personaje y llevarlo dibujado al lienzo (dominio en el que es maestro consumado); con ese trazo fino, minucioso, perfecto,  hiperrealista en mi modesto entender; con esas tonalidades atemperadas tan propias con que reviste la figura del retratado. Sin duda, Hernán Cortés ha elevado la pintura, el retrato, a la categoría de obra maestra. En aquella exposición, pude contemplar la amplitud y relevancia de los retratados, procedentes de los más diversos campos. Porque Cortés ha inmortalizado a varios miembros de la familia real,  científicos como Severo Ochoa, historiadores como John Elliott o Hugth Thomas, escritores como Dámaso Alonso, políticos como Felipe González, Suárez, Íñigo Cavero o Frco. Fernández Ordoñez, además de los padres de la Constitución (entre ellos Jose Pedro Pérez-Llorca aquí presente) y de algunos miembros del Congreso y del Senado. O  empresarios como Amancio Ortega y arquitectos como Norman Foster.  

En un mundo artístico presidido por la abstracción, lo onírico, lo surrealista o el des constructivismo, en definitiva, lo que Ortega llamara "la deshumanización del arte", no deja de ser paradójico y aleccionador (y a mi juicio también reconfortante) que, a lo hora de encargar el retrato privado, personal, recuerdo de nuestro paso por este mundo, incluso entre los amantes de los referidos gustos artísticos, se recurra a lo figurativo, al realismo, al dibujo firme y veraz, en definitiva, a pintores como Hernán Cortes, desde hoy académico de nuestra centenaria Corporación.

En nombre de nuestro Presidente de Honor, el rey Felipe VI, queda clausurado el curso 2015-2016 de esta Real Academia Hispanoamericana.

                                                          
Cádiz, 20 de junio de 2016
Salón Regio del Palacio de la Diputación

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design