Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
RECEPCIÓN COMO ACADÉMICA DE HONOR DE DOÑA TEOFILA MARTÍNEZ
 

María del Carmen Cózar Navarrro
Directora de la Real Academia Hispano Americana

Supone para mí una enorme satisfacción dar la bienvenida en nombre de la Real Academia Hispanoamericana de Ciencias, Artes y Letras a Dª. Teófila Martínez Saiz, Alcaldesa de la ciudad de Cádiz. Todos nosotros nos sentimos muy honrados de que nuestra querida Alcaldesa ingrese en nuestra Corporación como Académica de Honor, merecida distinción que hoy recibe por la destacada labor cultural que, como regidora de la ciudad de Cádiz viene realizando. Durante los ya dieciocho largos años de su mandato ha impulsado proyectos ambiciosos y emblemáticos para la ciudad, con una particular predilección por las relaciones culturales con las naciones hermanas de Ultramar, que han culminado felizmente con la conmemoración del Bicentenario el pasado año.

Siendo muy destacada su labor en el campo de la promoción de la cultura hispana, nuestra Alcaldesa, con su equipo de gobierno, ha manifestado asimismo su convicción de que España debe fomentar su presencia en los mercados iberoamericanos y así, ha tendido puentes entre ambas orillas del Atlántico que contribuyan a estrechar los lazos comerciales, una encomiable labor que redundará, no nos cabe la menor duda, en beneficios económicos para España y para Cádiz en particular.

Y es que la Alcaldesa sale de Cádiz…con Cádiz. Es una constante en su quehacer político de ámbito regional y nacional. Con su actitud abierta y acogedora, hace honor a la tradición secular de la más antigua urbe de Occidente, fundada por navegantes como plataforma para el comercio marítimo de su Hinterland desde y hacia ultramar. Consciente de la vocación de su ciudad, Teofila Martínez promueve el cultivo de las ciencias, de las letras y de las artes –en su haber figura la designación de Cádiz como Capital Iberoamericana de la Cultura- quiere que su ciudad siga siendo aquella urbe cosmopolita con proyección universal que floreció en el siglo XVIII y se mantenga fiel a España y a la libertad, como plaza fuerte a la que se acogió la Nación para dar a luz a la Constitución de 1812, primer fruto de su Soberanía.

Constitucionalismo e hispanoamericanismo han sido señas de identidad de esta Real Academia, como propios de la ciudad que un siglo atrás la vio nacer. La estrecha afinidad entre ambas corporaciones, municipal y académica, se pone de manifiesto una vez más en este acto solemne, en el que nuestro reconocimiento a la labor de la ilustre recipiendaria se une al honor que nos dispensa al ostentar desde hoy nuestra medalla.

Pero, más allá de la satisfacción que sentimos, no es menor nuestro deseo se ahradecer la simpatía que siempre nos ha manifestado. Los académicos no olvidamos que fue ella quien nos ofreció la sede en el Centro Cultural Reina Sofía, en la que hoy reside la Corporación y su biblioteca, al servicio de los investigadores. Una Biblioteca que constituye nuestro más importante patrimonio y es indispensable para el estudio e investigación de la historia de España y de la América hispánica.

Pero, siendo de vital importancia, no quedó sólo ahí el apoyo que nos sbrindó. Gracias a su ayuda pudimos celebrar brillantemente el Bicentenario de nuestra fundación, hace ya tres años, con la excelente exposición de nuestro patrimonio histórico y artístico celebrada en la Casa de Ibero América, que recibió nada menos que veinte mil visitantes. Nobleza obliga, pues.

Debo expresar, asimismo, mi agradecimiento a Don José Pedro Pérez Llorca, Ministro de Asuntos Exteriores en el Gobierno del Presidente Suárez, e insigne jurista y constitucionalista, por su amable disponibilidad para participar en los actos académicos, aí como mi más cordial felicitación por la brillante laudatio que acaba de pronunciar. Una vez más nos hemos deleitado con su erudición, su arte oratoria y, por qué no, con su gracia gaditana.

Durante el curso académico 2013/14 que, hoy inauguramos, seguiremos en la misma línea de trabajo entusiasta y eficaz a fin de continuar con nuestra labor de proyectar la imagen de España en el ámbito de la cultura en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores, departamento en el que estamos incardinados por disposición estatutaria.

Las Reales Academias realizamos una importante labor cultural que adquiere sentido cuando ésta se transmite a la sociedad, nutriendo su conocimiento y configurando nuevos retos. Como señalara D. José Ignacio Wert Ortega en el 2012, Ministro de Educación, Cultura y Deporte, nuestras corporaciones no son ni pueden ser entes ensimismados, sino potentes factorías de creación de ideas, de ciencia, de debate y de futuro que se complementen con otros protagonistas del conocimiento de la sociedad, como el mundo universitario.

La Real Academia Hispanoamericana se ha esforzado en los últimos años en el proceso de modernización, digitalización, internacionalización y cooperación. La digitalización de los fondos antiguos de la Biblioteca que hemos emprendido en colaboración con la Universidad de Massachusetts permitirá a los usuarios consultar con mayor facilidad las obras de todo tipo conservadas en nuestra Corporación.

Somos conscientes de las enormes dificultades que en la actual situación económica tenemos para desarrollar nuestro programa cultural . Pero, como en otras ocasiones históricas, la Real Academia Hispanoamericana sabrá hacer ex necessitate virtus, mantener su impulso y su tono, y no bajar en nada la barrera de la excelencia. Como señalara Antonio Bonet hace algunos años “el riesgo del bucle melancólico, de la nostalgia del ayer, es algo que toda Academia debe evitar”.

No debo finalizar este acto sin agradecer a D. José Loaiza, Presidente de la Diputación, su generosidad al concedernos el uso de este maravilloso Salón Regio para continuar celebrando, como lo hicieron nuestros predecesores, nuestras sesiones académicas. Mi agradecimiento a todos ustedes que han tenido la gentileza de acompañarnos.

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design