Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
DISCURSO DE CONTESTACIÓN AL DE INGRESO COMO ACADÉMICO DE NÚMERO DEL ILMO. SR. DON JESÚS MAESO DE LA TORRE
 


José Mira Gutiérrez
Académico de Número y Vicedirector 2º


Excma. Sra. Directora de la Real Academia Nacional Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras, Excmos. e Ílmos. Sres. Académicos, Excmas. e Ilmas. Autoridades Civiles y Militares, Sras y Sres.

Tenemos hoy la satisfacción y el honor de contestar al discurso de ingreso en nuestra Real Academia Nacional Hispano Americana, del Ilmo. Sr. D. Jesús Maeso de la Torre, como Académico Numerario, en este brillante acto académico, en un escenario histórico, esplendido en su magnificencia, como es el Salón del Trono de la Excma. Diputación Provincial, y un pleno auditorio de autoridades, académicos, periodistas, invitados y lectores de Jesús Maeso de la Torre.

Si recordamos que nuestra Real Academia Nacional Hispano Americana, lo es de Ciencias, Artes y Letras, nuestro nuevo Académico de Número, lleva en su formación universitaria la Historia, en sus méritos natos, las letras y las artes, expresadas en la novela histórica, y las ciencias, que en sus textos literarios estarán representadas por la medicina en las grandes plagas de la peste negra medieval, o en las esotéricas aportaciones de los algebristas, entre otros ejemplos, que pueden dar una idea de la complejidad de su actividad creativa, el conocimiento de las diversas materias abordadas en sus relatos, el dominio del idioma y la naturalidad del ambiente histórico, en el que inserta magistralmente la ficción, en la que el lector no es un ente pasivo en un tiempo pasado, sino un personaje que al mismo tiempo que lee, participa en los acontecimientos.

No será fácil reseñar todos los valores que aporta a nuestra Real Academia con su ingreso, pues al mismo tiempo que mencionamos su curriculum, y su producción literaria, debemos también interpretar y apoyar su excelente discurso, que acabamos de oír.

Jesús Maeso de la Torre es un historiador, escritor, poeta, conferenciante y articulista español nacido en Úbeda (Jaén), el 1 de diciembre de 1949. Conocido en muchos países por sus novelas históricas, todas traducidas a numerosos idiomas, es considerado por la crítica como uno de los grandes creadores de este género. Novelista consagrado, es uno de los autores más destacados del panorama literario de habla hispana, con editores tan prestigiados como EDHASA: Barcelona-Buenos Aires, Grijalbo, Planeta, Random House Mondadori, S. A. entre otros

Estudió bachiller en los Escolapios de Sevilla, magisterio en la Escuela SAFA de su ciudad natal y posteriormente se licenció en Filosofía y Letras, rama Historia, en la Universidad de Cádiz.

Ha ejercido como profesor adjunto en la Universidad Gaditana, y simultaneado la docencia con la investigación y la divulgación histórica. Es miembro de mérito del Ateneo Científico y Artístico de Cádiz, del que recibió en 2003 el galardón de "Gaditano del año. Siglo XXI". Es precisamente en Cádiz donde reside, dedicado a la labor literaria y colaborador en diversas publicaciones culturales, provinciales y nacionales:

Como EL PAÍS, ABC, Clío, Andalucía en la Historia, a cuyo Consejo de Redacción pertenece, Diario de Cádiz y Sevilla, La Voz, Historia y Vida, y numerosas revistas literarias.

Es Miembro de la Sociedad Andaluza de Estudios Históricos y Jurídicos, e Ilmo. Académico electo de la Real Academia Nacional Hispano Americana de Cádiz.

Integrado en la vida gaditana, nuestro recipiendario es estimado por todos los estamentos gaditanos, de la capital y de la provincia, porque de muchas de sus actividades, como conferencias, relatos cortos y novelas históricas, de ambiente antiguo o moderno, suelen ser de inspiración gaditana. y si alguna no ostentara esta cualidad, son también admiradas porque su novela histórica tiene acreditada difusión mundial, sea cual sea el acontecimiento que describe, sea su ubicación histórica o geográfica antigua o moderna, en lugares remotos o inmediatos.

Enumeraremos, por orden de su primera edición, los títulos de sus obras mayores, sin poder comentar cada una de ellas, pues el tiempo nos apremia para comentar su discurso de ingreso.

"Al Gazal. el viajero de los dos Orientes", 1999; "La piedra del destino" que vio la luz en 2001; "El Papa Luna. Benedictus XIII y el Cisma de Occidente", 2003; "Tartessos", 2003; "El Auriga de España", 2004; "La profecía del Corán", cuya 1ª edición Enero de 2006; "El Lazo Púrpura de Jerusalén", 2008; "La Cúpula del Mundo", 2010; "En una tierra libre", 2011; "La sibila de Colobona", 2012;

Y finalmente, Jesús Maeso de la Torre y Emilio Gutiérrez Cruz ("El Libi"), en 2012 presentaron el libro "Historias de "La Pepa", al derecho y al revés", en el que el rigor de Maeso es parodiado por el genio carnavalesco gaditano del "Libi", en una famosa jornada en la Sala de Plenos del Ayuntamiento gaditano.

Entre sus premios, fue finalista del Premio Ateneo de Sevilla (1999) con la novela "Al-Gazal, el viajero de los dos orientes". Premio Ateneo Gaditano del Siglo XXI, del Año 2003 por su trayectoria literaria. Premio Caja de Granada de Novela Histórica 2010 por la "Cúpula del Mundo". Premio de la crítica de Novela Histórica "Ciudad de Cartagena" ( 2011) por la Cúpula del Mundo". Premio a las Letras 2012. XIIIª edición del galardón otorgado por El Público de Canal Sur, por la novela "En una tierra libre".

*Conferencias en Cádiz y provincia, en Agora Cádiz, Academia de Suboficiales en San Fernando, en los Ateneos de Sanlucar, Chiclana y Cádiz y otros muchas instituciones culturales. Con motivo del Bicentenario de La Constitución del 1812, aporta diversas conferencias en numerosas Universidades españolas, referentes a los Diputados representantes de los distintos territorios españoles en América.

Debemos señalar que su primer libro impreso, en 1976, fue de poemas, titulado "Pisadas de sueños", como una predicción de un brillante literato creativo.

Jesús Maeso de la Torre nos ha presentado hoy un discurso de ingreso en nuestra Academia, en el que aporta, desde las profecías precolombinas de la existencia de un continente ignoto, y unas Ciudades míticas y misteriosas sin ubicación conocida, que en las bibliotecas medievales habían sido recopiladas por los estudiosos de la época, y disponibles para los venideros.

Estos últimos habrían de encontrar la citada Terra incognita, que será, finalmente el Continente Americano que nos ocupa. De las ciudades míticas se encargaron los descubridores desde Colón y sus seguidores, al amparo de la información del Almirante de haber encontrado el "Paraíso Terrenal", ya que no halló las riquezas del Gran Khan en su primer viaje.

Pero el núcleo de su discurso se refiere al reiterado reproche que desde el descubrimiento se hace de las relaciones entre los indígenas y los españoles, desde el primer viaje, en 1492 hasta la conversión de los Virreinatos americanos en Repúblicas independientes, y se pierden las últimas colonias en 1898.

En su relación de intérpretes de la colonización, Maeso de la Torre cita a los Cronistas de Indias, a descubridores, conquistadores, colonizadores, religiosos, gobernadores y funcionarios, que estuvieron allí, en el lugar de los acontecimientos, durante años, que exigieron justicia a los Reyes y juzgaron y reprobaron los comportamientos indignos, y trataron de culturizar a los indígenas.

Nuestro nuevo Ilmo. Académico Numerario, ha titulado su discurso de ingreso como "La utopía americana", recordando a Tomás Moro, el Canciller ingles que escribió una especie de ensayo y propuesta de una nueva manera de convivencia de las poblaciones humanas basada en la igualdad, el reparto de funciones, la ayuda reciproca, y otras "utopías", la elección de dirigentes por voto del pueblo, como una "sociedad idealizada", como ya sugiriera Sócrates en la República de Platón. El título completo de esta obra de T. Moro fue "Libro del estado ideal de una república en la nueva isla de Utopía", cuya 1ª edición es de 1516, y más ampliada la de 1518.

El término Utopía fue un neologismo de T. Moro, que los filólogos interpretan como "sin lugar" o "buen lugar" , Este término no fue recogido en el DRAE de 1832, y en el de 1984 es definido con dos accesiones, "lugar que no existe" y "Plan, proyecto, doctrina o sistema halagüeño, pero irrealizable". Y en la idea de T. Moro, una "república imaginaria".

Quizá T. Moro se refería a los nuevos territorios descubiertos, o los misioneros de la América Hispana adoptaron esta "utopía" como un objetivo redentor de las poblaciones indígenas de las tierras colonizadas. De hecho, Vasco de Quiroga redactará un libro titulado "La Utopía en América", basándose en los textos de T. Moro.

Otras tierras inmensas, desde el Sur de América del Norte hasta el final del Cono Sur del Continente americano, también fueron descubiertas y conquistadas por los españoles, que al estilo de las Legiones Romanas aceptaron como premio a sus descubrimientos y conquistas el reparto de tierras fértiles, y minas generosas, y la mano de obra barata de los vencidos, bajo dos relaciones socio-económicas, en nuestro caso, la mita y la encomienda.

Maeso de la Torre cita en su discurso a Fray Toribio de Benavente, franciscano, conocido como "mot-olinía", el "pobrecito", en lenguaje náhuatl. Como a San Francisco de Asís llamaron el "poberello".

Motolinía fue un cronista, historiador, etnólogo y misionero, por lo que su estancia en Méjico es de gran importancia en la normalización de los privilegios de los conquistadores, de la defensa de los indios, detractor de los sacrificios humanos, de la esclavitud de los indígenas en las encomiendas, y de la generalización de las actividades ilegales y perversas de unos pocos colonizadores, frente a una mayoría que practicaba con ética y moral sus obligaciones con los naturales.

Él envió sus cartas al Emperador Carlos, contra Las Casas, en defensa de la conquista, y censurando sus inexactitudes y sus desaforados ataques a los españoles, y la insinuación del exterminio intencional de los indígenas por lo colonos. Las Casas ignoró en los indios la escasa fortaleza para el trabajo duro, y del trabajo organizado, la alimentación insuficiente, y fundamentalmente las nuevas enfermedades introducidas por los españoles, como la viruela, el sarampión y la gripe, entre otras.

Las órdenes religiosas que llegaron a las Américas tuvieron diferentes perspectivas de la colonización y del destino de los indígenas: los dominicos querían devolver sus tierras y sus leyes a los indios y sus misioneros enseñarían la nueva religión; el Obispo de Michoacán, Vasco de Quiroga crea los "pueblos hospitales" y enseña a los nativos humanidades y/o oficios útiles para su desarrollo; los jesuitas diseñan las "reducciones", donde aprenden agricultura y mucho tiempo de ocio, y las enseñanzas religiosas; y los franciscanos, "misiones" donde enseñan todos los oficios, y estudios superiores, que serán necesarios para su supervivencia autónoma. Todos los religiosos enseñarán con prioridad y perseverancia la nueva doctrina.

Citaremos algunos informantes de estas ofertas sociológicas de los misioneros a los indígenas.

José Cardiel, nacido en Laguardia, Álava, en 1704, misionero jesuita durante casi cuarenta años en todas la tierras del Río de la Plata, y párroco en varias "reducciones" del Paraguay, que murió en 1781, en Faena, Italia, desterrado por Carlos III, nos informó sobre estas "reducciones" en su "Breve relación de las misiones del Paraguay".
Son muchos los cronistas que aportan sus conocimientos adquiridos en sus viajes de descubrimiento, de comentarios respecto a los indígenas y a los españoles relacionados con ellos, como es el caso del Padre Fray Francisco Palou, que redacta la biografía de su maestro franciscano en "Historia de la vida y apostólicas tareas del venerable Padre Fray Junípero Serra y de las misiones que fundó en la California Septentrional y nuevos establecimientos en Monterrey."

Fray Junípero Serra y su discípulo Palou, salieron de la Isla de Mallorca con otros franciscanos, y por vía marítima llegan a Cádiz el 7 de Mayo de 1749, y partirán el 28 de Agosto de 1749 para llegar A Puerto Rico y Veracruz, a sus misiones de Sierra Gorda. Estas misiones son de oficios, de humanidades, de agricultura y de formación religiosa.

Muchas de estas instituciones soportaron situaciones de asedio, las jesuíticas, por los portugueses del Brasil, que capturaban indios para sus necesidades. En las "misiones franciscana" las numerosas tribus que les rodeaban, como apaches y comanches, indómitos, belicosos, violentos, y ladrones, que alteraban la paz de las misiones.

En una biografía de reciente aparición, el escritor Luis Español Bouche (Madrid, 1964) rescata del olvido al historiador Julián Juderías del que haremos homenaje por su dedicación a destruir lo que llamamos Leyenda negra española, que tanto se ha usado para minimizar nuestra gloriosa Historia.

Citaré pues, en último término a este historiador español, quizá olvidado durante años, y resucitado en 1986 y más recientemente en 2003 y 2007, muy profundo y peculiar en su conocimiento de la Historia de España, Julián Juderías y Loyot, polifacético personaje, historiador, sociólogo, periodista, traductor e intérprete de 16 lenguas vivas, funcionario del Ministerio de Estado del Gobierno de España, y Secretaría del Rey Alfonso XIII. Nacido en Madrid en 1877 y fallecido en la misma ciudad en 1918. Fue un estudioso de la "Leyenda Negra", sus orígenes, significación y su rechazo total. Ingresó, poco antes de su muerte como Académico de la Real Academia Española de la Historia.

El título de su obra más famosa, mal interpretada y olvidada, se tituló La leyenda negra y la verdad histórica: Contribución al estudio del concepto de España en Europa, de las causas de este concepto y de la tolerancia política y religiosa en los países civilizados, publicada en 1914. y cuyo origen estuvo en un concurso literario en la Ilustración Española y Americana, en 1913, cuyo premio fue adjudicado a Julián Juderías.

En sus muchos viajes y estancias de joven en los países donde aprendía las nuevas lenguas, busca, encuentra, traduce y estudia todo lo que en eso países se ha escrito sobre la Historia de España, libros, revistas, legajos, y con ese bagaje analiza el concepto que esos países tienen de nosotros. Y por qué nuestra Historia estaba adulterada por afirmaciones negativas y distorsionadas de los hechos reales, proporcionados por españoles despechados o traidores, por los extranjeros que nunca estuvieron en América, pero hablaban de ella, o por viajeros que si estuvieron, pero alteraron los hechos presentándose en su beneficio como héroes, inventando acontecimientos inverosímiles que llamaran la atención, y propiciaran su venta, como los medievalistas que dibujaban los "bestiarios" o "extraños humanoides" o relataban raros acontecimientos, atribuidos a la "generación espontánea".

La época de Julián Juderías estaban estigmatizada por la sensación de "la decadencia" de un Imperio y de un Reino, y se hablaba de la "generación finisecular" sin futuro. Había que cambiarlo todo con nuevas ideas. Hemos podido encontrar un ejemplar de la edición de 1986, con un Exordium de José María de Areilza, que merecerían nuestra atención y comentarios, pero sus contenidos más merecen una apasionada lectura.

A Julián Juderías se le atribuyó ser el primero en usar el término "Leyenda negra", aunque parece que fue usado previamente por Vicente Blasco Ibáñez y Emilia Pardo Bazán, en sus conferencias de París y Buenos Aires, en 1899.
Maeso de la Torre no solo ha encontrado testimonios históricos de los más egregios Cronistas de Indias, que elogiaron la conquista y la colonización, sino que ha encontrado acreditados historiadores de los Siglos XIX a XXI que han refrendado la grandeza de nuestros hechos y gobierno en los tiempos de paz y de guerra, y de nuestras relaciones con los aborígenes según las Nuevas Leyes, como norma y compromiso, dejando aparte las minorías descontroladas de una y otra parte, y otros incidentes deplorables, que forman parte de toda conquista.

Pero esta intervención debo terminarla, porque la bibliografía de los detractores antiguos y modernos y de los defensores desde el descubrimiento hasta la fecha sumarían documentación suficiente para llenar inmensas bibliotecas, y quizá las primeras piedras de la verdad histórica sean "La Leyenda negra" de Julián Juderías y "La utopía americana", discurso de ingreso de Maeso de la Torre.

Nuestro Ilmo. Sr. Académico nos reserva aun una sorpresa muy importante y muy esperada por sus admiradores, concretamente la próxima presentación de dos nuevas novelas históricas, actualmente en prensa, y tituladas "La caja china" relacionada con la presencia española en las Filipinas, y "Los hijos del Sol" como temas de la América Hispana, que refrendan aún más sus méritos para el ingreso en nuestra Real Academia, y alimentan la satisfacción de sus lectores gaditanos, españoles y del mundo, pues el Ilmo.. Sr. D. Jesús Maeso de la Torre, Académico Numerario de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz, es un novelista internacional que ya forma parte de nuestra Real Academia. Sea bienvenido.

He dicho. Gracia por su atención.


Cádiz, 24 de Mayo de 2013.
Diputación Provincial de Cádiz
Salón del Trono

 

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design