Entidad editora: Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras (RAHA).
 
Página principal
Equipo Editorial
Números editados
Número actual
Normas de publicación
Contacto
RAHA
Cuadernos Hispanoamericanos
Otras revistas
 
BUSCAR
Por número
Por autor
Por título
DISCURSO DE CONTESTACIÓN AL DISCURSO DE INGRESO DE ILMA. SRA. DOÑA ANA SOFÍA PÉREZ-BUSTAMANTE MOURIER COMO ACADÉMICA DE NÚMERO
 


Pilar Paz Pasamar
Académica de Número


Siento una gran satisfacción al contestar a la que va a ser inmediatamente Académica de nuestra querida Real Academia Hispanoamericana de Cádiz: una mujer que, por su categoría humana, profesional e intelectual, y por su mucho menos conocida condición de poeta, posee los suficientes méritos para que hoy la corporación académica se sienta recipiendaria  de un nuevo miembro enriquecedor y muy valioso.

Aunque nacida en París en 1962, Ana Sofía Pérez Bustamante Mourier es española y gaditana, pues aquí llegó en 1976 y aquí se ha establecido desde entonces. Destacó en sus estudios de Filología Hispánica hasta recibir un premio Nacional de Terminación de Estudios y, también, los Premios Extraordinarios de Licenciatura y Doctorado de la Universidad de Cádiz, de la que ahora es Profesora Titular. Ella cuenta, en un libro un libro que se titula El placer de la lectura o Nuevo retablo de Maese Pedro, que si eligió esta carrera, y no otra, fue porque quería ser escritora.

Este magnífico Discurso de Recepción que nos acaba de regalar, en torno a la imagen de Cádiz en la poesía hispánica (no sólo española) del siglo XX y hasta hoy, que es estamos a siglo XXI, se beneficia sin duda alguna de sus investigaciones anteriores sobre autores andaluces y sobre todo gaditanos, pues en su bibliografía figuran libros y artículos sobre Juan Valera, José María Pemán, Rafael Alberti, Gerardo Diego, José Luis Acquaroni, José Luis Tejada, Carlos Edmundo de Ory, Fernando Quiñones, Julio Mariscal, Luis Berenguer, Ángel García López, Ana Rossetti, y también sobre mi propia obra poética, algo que me llena de rubor y también de alegría. Y un poco (o un mucho) de nostalgia de aquellos maravillosos años en que fui «la niña chica de Platero», junto a Fernando, José Luis, Julio, Pepe...

En este Discurso sobre el mito del Sur veo yo su amor a los mitos, que ha estudiado desde Galicia hasta el sevillano Don Juan Tenorio. Y su amor a Cádiz, aunque ella no siempre lo crea.

Constante ha sido la labor investigadora de Ana Sofía Pérez-Bustamante Mourier, que fue alumna de mi querido compañero de «Platero», José Luis, José Luis Tejada, y de mi compañero en esta Real Academia, D. Manuel Ramos Ortega. Alumna también de los Profesores José Antonio Hernández Guerrero y M. Carmen García Tejera, en la Facultad de Filosofía y Letras de Cádiz. Y colaboradora del Prof. D. Manuel Bustos, otro miembro de esta casa, y de Jesús Fernández Palacios, escritor, poeta y fundador de la RevistAtlántica de Poesía, de la que fue secretario muchos años.

No puedo seguir adelante sin citar y volver a la figura del maestro universal y gaditano D. José María Pemán, que fuera Presidente de la Real Academia Hispanoamericana y en ella desempeñó y realizó cargos y cargas desde 1921 al 81. Suyo y tesoro para mí será su Discurso de Contestación al de mi entrada en la Academia en el año 63. Así oficio yo hoy con Ana Sofía, como pasándole un testigo.

Cierro enumeraciones y me atrevo a declarar que lo más valioso de nuestra nueva Académica se encuentra en sus dos libros de poesía: Mercuriales y el Libro de los pájaros. Hubiera sido muy interesante recorrer los caminos interiores de esta escritora para que ella misma nos condujera  por los itinerarios de su poesía y su amor por los mitos, los símbolos y los sueños, que aprendiera de la mano del maestro gallego Don Álvaro Cunqueiro, al que dedicó su tesis doctoral. En su libro Mercuriales, que obtuvo el XXII premio Esquío de Poesía de la Fundación Caixa de Galicia, con un jurado presidido por José Hierro y Julia Uceda, están los ecos de su Olimpo literario (con Juan Ramón Jiménez, con Cernuda, con Hierro, con Valente), incluidas las diosas blancas de Ramón Buenaventura. Su poesía se desenvuelve en una línea neoexistencial y reflexiva que, al hilo de los mitos, ilumina los trabajos y los días de una mujer de nuestro tiempo que puede hablar por boca de Mercurio, de Berenice, de Medea, del Laocoonte, del cervantino Caballero de los Espejos... Detrás de la máscara poética conviven los mitos, las leyendas, los escritores preferidos, en torno a dos polos: el andaluz y, antes, el gallego de Álvaro Cunqueiro, de Valle-Inclán, de Torrente Ballester. Y Cervantes.

Sí, mi querida Ana Sofía: el mismo punto que rubrica el verso de Machado “Y Sevilla", lo cambio por un: “Y Cervantes”. Cervantina y dual, bicéfala por tu signo zodiacal y por tu quehacer literario y crítico, y tu vida inclinada sobre todos los tuyos, tus hijos, y esos otros hijos que son los alumnos de tus cursos, y esa otra espiando entre sombras, en la ardiente oscuridad, la llama, la llamada, de la poesía. Cervantina y dual, bicéfala, en esta imagen luminosa y oscura, bella y dolorosa, que nos has entregado de Cádiz.

Te felicito y deseo que tu próximo libro de versos salga cuanto antes.
He dicho.

 

Cádiz, a 31 de octubre de 2012

 

 


ISSN: 2174-0445



Oscar Sibon Design